BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

martes, 30 de marzo de 2010

¡OJO!

Repasando mis catastróficos y primerizos escritos, he decidido hacer una lista de los errores (no son todas, pero sí las que suelen repetirse más en mis escritos y los ajenos) que solemos cometer como novatos y que en muchas ocasiones, son los que hacen que las editoriales nos rechacen:


1. Ortografía.
2. Uso correcto de los signos de puntuación. Este es un punto muy simple, ¡pero en el que cometemos muchos errores! A mí me pasa con el abuso de la coma, cuando podría utilizar conjunciones o puntos y seguido.
3. Gerundios. Verbos terminados en «ando» y «endo». De preferencia, que sean uno o dos por capítulo.
4. Comparaciones. Ejemplo: brillaba como sol de medio día. Sí, las comparaciones son geniales y suelen tener efectos muy buenos, pero recordemos que hay momentos en los que están de más o basta con una de ellas. En el penúltimo capítulo que escribí de mi novela, me emocioné con estas señoritas y lo único que logré fue volver más lenta la lectura en un momento en el que al lector le interesa saber el desenlace, el diálogo a mantenerse en esa habitación.
5. Sobre adjetivación. ¡Mucho cuidado con esto! Como primerizos somos muy dados a adornar nuestros escritos. Pero llega un punto en el que el lector se harta de tantos detalles y prefiere centrarse en la acción, los hechos. A veces basta decir: «es alta, morena y de gran fortaleza desbordada a través de los ojos». A soltarnos con: «alta, robusta, musculosa, morena, fuerte, ojos intensos, oscuros…»
6. Metaforitis. Es lo mismo. las metáforas dan magníficos resultados, pero si se abusa de ellas puede volverse un poco chocante.
7. Escasez de vocabulario.
8. Nombres parecidos unos con otros. Ojo aquí, porque después nos confundimos con los personajes. Esto lo vi en Memorias de Idhún, de Laura Gallego García. Encontré nombres muy parecidos entre sí y me he liado bastante.


Y…por el momento son todos. Espero les sirva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...