BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 24 de abril de 2010

ENTREVISTA A MAKOTO BLACK

Desde niña, los libros han capturado su atención y estimulado su imaginación. Si bien no está titulada todavía, está enfilada en la carrera más apropiada para lograr su objetivo: convertirse en una escritora de alto reconocimiento. Y a pesar de ser estudiante aún, empieza ya a hacerse notar en la red y desde luego, en la escuela. Estoy hablando de Makoto Black. Mexicana talentosa, a quien tengo el honor de entrevistar para este humilde blog. Y de quien, he aprendido varias cosas, con sólo intercambiar unas palabras cibernéticas.


Itzabella: En la red te conocen como Makoto Black.¿Cuál es tu verdadero nombre?
Mako: Laura Alejandra Trujillo.
Itzabella: ¿De dónde eres, Mako?
Mako: De Aguascalientes. Aunque he vivido toda mi vida en un pueblito de Zacatecas, Loreto.
Itzabella: ¿Qué carrera estudias y en dónde?
Mako: Licenciatura en letras hispánicas, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes.
Itzabella: ¿Cuánto dura la carrera?
Mako: nueve semestres, cuatro años y medio.
Itzabella: ¿Por qué la elegiste?
Mako: ¡Diantres! Esa es buena. Desde niña he leído mucho, siempre y todo el tiempo y de cierta forma siempre soñé con ser escritora, famosa y todo, reconocida; así que, conforme fue pasando el tiempo, busqué algo que me guiara por ese camino. Al llegar a prepa, descubrí que también amaba dar clases, la docencia es algo que me encanta y algo que quisiera hacer por mucho tiempo; así que, buscando carreras, di con Letras, en la universidad de Zacatecas, pero mi madre no me permitió irme allá, así que busqué la similar en Aguascalientes y la encontré. ¡Ah! y que no pude cumplir mi sueño más desesperado de estudiar Dramaturgia y teatro en la UNAM jiji.
Itzabella: Teatro…vaya, eso no me lo esperaba. Es todo un contraste. Se pinta al escritor como alguien reservado, teatro implica ser más dinámico.
Mako: Fue un momento de locura, me hubiera gustado mucho, pero…era complicado. Jajaja pero si, es muy cierto. En lo personal, no tengo tapujos con el escenario. Por ejemplo, me invitan a leer mis cuentos y siempre me da gusto hacerlo.
Itzabella: ¿Qué es lo que más te gusta de tu carrera? (Maestros, compañeros, materias…)
Mako: Mmm... Francamente, todo. Verás, ¡las materias son geniales! Se presta tanto al análisis y a la reflexión, que siempre podemos ser nosotros mismos, leemos mucho, de todo. En lingüística he aprendido tantas cosas sobre el idioma, que a veces me doy cuenta lo ignorante que soy y me emociona que el lenguaje sea tan amplio y que esté tan vivo. Los maestros son muy amables, divertidos y abiertos, accesibles; pero también tengo maestros exigentes que han hecho que me exija más a mí misma y eso me encanta (siempre trabajo mejor bajo presión) Y los compañeros... ¡uy! Nunca he aprendido tanto como con ellos... los egos de los escritores son tan grandes y difíciles de enfrentar. En los talleres, mostrándoles lo que escribo y leyéndolos, es... bueno, uno aprende a fuerza de tropiezos. Si te hieren, pues te secas la sangre y le sigues.
Itzabella: Se dice que no se puede vivir de ser escritor. ¿Tú qué opinas?
Mako: Mmm que es mentira. Sí se puede. Yo creo que el escritor, tiene una ventaja frente a cualquier otro profesionista y es que el escritor está obligado a ser una persona culta. Y con eso me refiero a que tiene que conocer aunque sea un poco de TODO... de cierta forma, es el mil usos de las profesiones; cuando se es un buen escritor, puede trabajar de corrector de estilo, como editor, como redactor, en el periodismo, en la docencia, en fin… en muchas cosas. Si se tiene la suerte y el buen tino de publicar, con mayor razón pueden abrirse muchas puertas para el escritor, porque aunque es cierto que los libros no se venden mucho, es un campo virgen poco explotado, si pegas, tienes la vida asegurada. Siempre se ha creído que si eres escritor te mueres de hambre, pero no es cierto. El chiste es querer trabajar, el resto viene solo. Por ejemplo: muchos políticos contratan escritores para hacer sus discursos y pagan muy bien. , En mi carrera se suele decir que la palabra es el segundo poder (no me pregunten cuál es el primero)
Itzabella: Lo poco que he leído de ti en internet, me dice que te enfocas mucho a la literatura fantástica, romántica y humorística. ¿Tú en qué género te catalogas?
Mako: Mmm, vaya, eso es difícil. Sí, das en el clavo, eso es lo que escribo, pero francamente no escribo cómico fuera de Potterfics. Así que me catalogaría como alguien que escribe Literatura fantástica y romántica, aunque quizá mi tema más frecuente es el desamor o el romance trágico. Al menos esa es la temática de mis últimos originales. Más aún de «Manzanilla», mi único texto por publicar en papel.
Itzabella: Hablemos de él. ¿Cómo es que lograste ese mérito? ¿Qué se siente saber que uno de tus escritos será publicado?
Mako: Fiu, eso es complicado. Mmm... Cómo lo logré... bueno, seré franca, porque tampoco me gusta presumir de perfecta. En la convocatoria del concurso no se especificaba que fuera sólo un cuento por participante, así que envié 5. Pero me pasó algo muy extraño. Desde hace dos años tengo trabajando una colección de cuentos de título «Arreglo floral», (todos mencionan en algún momento una flor) de ahí salió Manzanilla, que es el cuento que cierra la colección. Cuando lo escribí, lo hice pensando en mí experiencia amorosa y en la vida de un familiar cercano; es un cuento escrito en segunda persona de más o menos 4 cuartillas. Cuando supe que el concurso iba a cerrar, metí los que para mis editoras (mi mejor amiga -también escritora- y una lectora muy querida) eran los mejores de la colección, pero ninguna de las dos eligió Manzanilla. Desde el momento en que decidí entrar al concurso me dije que ese entraría, pero ellas no estaban muy convencidas; finalmente faltando como cinco minutos para que cerrara el concurso me valió y lo mandé; sentía que ese era el único cuento que no podía dejar de lado, le dejé el corazón en cada palabra y aunque sabía que no era perfecto, lo envié. Debo reconocer que supe desde siempre que había ganado, estaba segurísima que había ganado el concurso, sentía algo al respecto y me alegraba mucho sentirme así; la mañana en que se dio el resultado, recordé que había otro chico, más grande un año que yo, que también entraría y de inmediato comprendí que él iba a ganar. No me equivoqué, él ganó; pero la decisión no fue unánime y por eso, me otorgaron la Mención honorífica, que me hace acreedora si no a premio en efectivo, sí a publicación. En cuanto a lo que siento por esta, ¡estoy ansiosa por verlo! Es como... no sé, tengo la sensación de que cuando lo tenga en mis manos, será como ver años de trabajo y de esfuerzo al fin concretados, no me imagino con el libro en las manos...
Itzabella: Sí, yo me pondría a llorar.
Mako: Creo que me pasará lo mismo. He visto los de años pasados, porque cuatro compañeros de grupo han sido publicados ya, dos en mención honorífica en cuento y una en poesía... el otro se publica este año en segundo lugar de poesía. El diseño es muy bello: «Premios Universitarios de Literatura 2009» ¡Es tan bello imaginarlo!, en gran parte, creo que va a ser más como un escalón para apoyarme firmemente; siempre, en cualquier concurso o solicitud de beca, preguntan si has publicado antes y aunque, bueno, publico en blogs, en Potterfics, en periódicos y revistas a veces, esto es más seguro… Además, no me imagino verme en el índice de un libro, un libro con ISBN y todo. Saber que alguien podrá buscarte en una biblioteca... es como un shock. Obviamente el tiraje es poco, unos 1000 ejemplares, pero yo me conformo bastante. ¡Va a ser de ensueño! Aunque tenga que esperar tanto todavía.
Itzabella: ¿Cuáles son tus autores favoritos?
Mako: Bueno, eso cambia casi siempre, porque vas conociendo autores nuevos... pero ahora mi máximo es Julio Cortázar. Me gusta también Gabriel García Márquez y Mario Benedetti. Carlos Fuentes (aunque reconozco sólo haber leído Aura) mmm... Salvador Elizondo es muy bueno también, aunque reconozco no entenderlo mucho. Creo que a veces, los mejores autores son esos exactamente, los que te dejan miles de dudas sin responder. Pero no te frustran, sino que puedes vivir con esas preguntas, vivirlas y gozarlas.
Itzabella: ¿Cómo es tu lugar ideal para escribir?
Mako: Bueno, sonará raro, pero escribo en todas partes... cuando la idea viene, viene. Llevo siempre conmigo un cuaderno, en el que anoto todo lo que me viene a la cabeza... si no lo tengo a mano, en el celular, en los borradores de mensaje jiji…Pero, normalmente siempre estoy ante la lap.
Itzabella: ¿Crees en la Musa?
Mako: Sí y no. Creo en ella cuando me golpea de pronto y dice: Oye no, eso no... Suena muy feo, mejor esto. Y no creo en ella cuando me pongo ante la hoja y no sale nada... ¿para qué creer en algo que no está?
Itzabella: ¿Alguna vez te has enfrentado al bloqueo?
Mako: Si. ¡Muchas veces! Es lo más frustrante y horrible que hay, porque no sé, siempre me he visto escribiendo o imaginando cosas. ¡Y cuando te quedas sin nada es espantoso! Me pone furiosa, insufrible. Porque ando buscando en que inspirarme y sólo me emboto más... es desesperante. Normalmente lo combato con música o con libros. Incluso para conciliar el sueño, así que de ahí me agarro.
Itzabella: ¿Necesitas de algo para poder escribir? ¿Algún tipo de amuleto, música o estado emocional?
Mako: Música. Para ciertas cosas, me va bien estar melancólica o triste; me declaro enamorada del desamor y creo que he vivido en ese estado los últimos 4 años, así que eso ha servido mucho jajaja. Pero normalmente tengo buen humor, eso también me ayuda. Básicamente, música acorde con lo que escribo. Si escribo triste, música triste.
Itzabella: ¿Qué piensas de la epidemia vampírica que está dando en la literatura?
Mako: Uff. Que es moda y espero que termine jajaja. No, no le deseo que termine, gracias a ella, muchos que no leían están leyendo. Pasa un poco lo que pasó cuando salió Harry Potter, todos leían sobre magos y cosas de ese estilo. Lo que salva a Harry Potter desde mi punto de vista es que está mejor elaborado.
Itzabella: Completamente de acuerdo.
Mako: El vampirismo actual está mal encaminado, porque no está... digámoslo así: Bien logrado.
Itzabella: te preguntaré sobre el fic de tu autoría que más adoro: «En el lago de la Luna». ¿Por qué licántropos?
Mako: Cuando leí Crepúsculo (sólo los dos primeros, porque el tercero van 7 veces que lo empiezo y no paso de la página 10), me quedé traumada. Sí, me traumé. El vampirismo nos rodea y nos absorbe lentamente. Lo sé, va a crecer un poco más antes de desaparecer. Cuando me di cuenta, me sentí enojada. Porque considero que Meyer podría haberle exigido un poco más a sus lectores, podía haberles dado más y perfeccionar la historia. Así que me senté y dije: bueno, si ella puede ganarse tantos reconocimientos, tal vez yo pueda ganarme también unos cuantos con un original, sobre un tema parecido. Pero los vampiros me habían dejado cansada... y me di cuenta que no había, hasta ahora, ninguna "saga" ambientada en mi México adorado... así que pensé: ¿bueno y si mezclo un poco de lo que llevamos de México y le pongo un cierto toque de Europa? Los licántropos me parecen mucho más humanos que los vampiros (de los que vale la pena decir, que sí he escrito), así que dije: siempre son «hombres lobo» ¿y las mujeres?? Y de ahí me colgué. La historia va lento, pero tengo muchas esperanzas en ella.
Itzabella: ¿Te inspiraste en algo o alguien para crear a las cuatro hermanas?
Mako: No…no en algo concreto. Pero, siendo muy franca, sí en algunos libros. De niña leí más de un par de veces «Mujercitas» de Louse May Alcott y de ahí pasó un poco mi tendencia a hablar de hermanas. Y como no las he tenido, creo que idealizo un poco ese tipo de relación.
Itzabella: Muchas veces se habla de que el escritor tiene un alter ego. ¿Tú qué opinas?
Mako: Sí, es cierto. Tal vez tiene algo que ver con esto de que hay un autor que escribe y otro que vive.
Itzabella: ¿Quién escribe? ¿Laura o Mako?
Mako: ¡Uy! me agarras en bajada, porque a veces tengo más alter egos jajajaja. Laura escribe, en todos los casos, pero... se pone máscaras. Máscaras para cubrir un poco la debilidad que saca cuando escribe. Es como si al escribir, salieras de la coraza de siempre, así que te pones una máscara, para fingir que la frágil no eres tú. Así que a veces soy Mako, otras Eurídice... otras Alaciel, depende de lo que quiera resguardar.
Itzabella: ¿Qué significa escribir para ti?
Mako: Todo. Es como el aire. No me veo a mí misma dejando de escribir. Me hace falta hacerlo, lo gozo enormemente…a veces creo que soy adicta a escribir. Para mí escribir significa respirar.
Itzabella: ¿Qué consideras más importante en una obra: el que tenga un buen comienzo, los personajes o un buen final?
Mako: Todo. Lo que pasa es que luego hay historias que no tienen un buen comienzo, pero terminan por ser hermosas. Aunque, hay que reconocer que un buen comienzo siempre es importante, porque tiene que enganchar, si no, no ayuda a la historia.
Itzabella: ¿Qué beneficios te ha traído el publicar en internet?
Mako: ¡Uy, conocer gente hermosa! ¡Aprender como no tienes idea! Antes creía que si querías pegar tenías que escribir mal como cierta escritora de la que hablamos líneas arriba... pero, luego de intentar pulirme en internet, descubrí que eso no es necesario. Aún quedan muy buenos lectores. He crecido mucho, soy más atrevida en lo que escribo... ya no me dan miedo muchas cosas.
Itzabella: Para finalizar, ¿qué consejo le darías a aquellos que se inician en esto de la escritura?
Mako: Ser perseverantes. Es un camino pedregoso, rudo, escarpado; porque tienes que aprender a levantarte de todos los tropezones y sobre todo a dejar que te sangren las heridas. Ni modo, hay que aprender que duele y que o dejas que duela o sigues en el error; no es fácil ser escritor (a menos que seas hijo de embajador y tengas un don casi celestial, que luego mira que los hay) hay que madurar a fuerza de críticas, de fracasos, pero luego tiene bellas recompensas.


Gracias a Mako por permitirme entrevistarla. Cada quien se llevará su propia impresión de esta fantástica muchacha pero yo, he quedado llena de luz y agradecimiento. En un pasado, Makoto Black me salvó de cometer suicidio literario y hoy y siempre, le estaré muy agradecida.
Ha sido un placer… ¡hasta la próxima!

1 comentario:

  1. mujer!!

    había salido a méxico, por
    eso no había entrado hasta
    ahora. Pues, que lastima
    que no hayas ganado, pero
    que padre, no? ahora tendrás
    más ganas de participar en
    más concursos hasta que ganes!!
    y conquistes el mundo!!
    muajajajajaja!!... ah, no, eso
    no xD, jeje. Bueno, cuidate
    mujer, te veo en mayo

    ResponderEliminar

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...