BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 8 de diciembre de 2012

RESEÑA DE «DONDE LOS ÁRBOLES CANTAN», DE LAURA GALLEGO GARCÍA


Vale, este libro lo terminé de leer el 24 de Noviembre, pero por x o y, pues no había podido subir la reseña.



 




 
Datos
Título: Donde los árboles cantan
 Editorial: SM
 Encuadernación: rústica
 Colección: fuera de colección
 Páginas: 477
 Año de publicación: 14 de octubre 2011
 Ilustración de cubierta: Cris Ortega
 ISBN: 978 - 84 -675 -5003 - 0
 Observaciones: Libro único. Sin continuación
 
Sinopsis:
Viana, la única hija del duque de Rocagrís, está prometida al joven Robian de Castelmar desde que ambos eran niños. Los dos se aman y se casarán en primavera. Sin embargo, durante los festejos del solsticio de invierno, un arisco montaraz advierte al rey de Nortia y sus caballeros de la amenaza de los bárbaros de las estepas... y tanto Robian como el duque se ven obligados a marchar a la guerra. En tales circunstancias, una doncella como Viana no puede hacer otra cosa que esperar su regreso... y, tal vez, prestar atención a las leyendas que se cuentan sobre el Gran Bosque... el lugar donde los árboles cantan.
 
Mi opinión:
Desde que salió este libraco le eché el ojo. Hacía mucho que no leía nada de Laura Gallego, y las últimas cosas que había leído de ella (Memorias de Idhún y Dos velas para el diablo) no me habían dejado del todo satisfecha. Así que, a pesar de tener mis reservas, tenía muchas ganas de leer este libro. No sé, Laura Gallego tiene algo, y es que la gran mayoría de sus libros han sido como un bálsamo para mí, un trago de agua fresca a mitad del desierto.
Y esta vez, la autora lo volvió a hacer.
Donde los árboles cantan es una cosa muy curiosa. Comienza teniendo pinta de ser una producción de Disney, con mucho parecido a Mulan, Valiente, Encantada. Al principio, yo misma pensé que la trama sería algo típico, la clásica chica en apuros que ha de ser salvada por su príncipe, o bien la doncella envuelta en una historia trágica en donde la pobre, no ha podido hacer nada para evitar su destino. Durante la primera parte, no hice más que rezarle a Horus: «por favor, por favor, que LGG no me decepcione de nuevo…»
Y no, no lo hizo.
Con forme se avanza la situación va cambiando, va teniendo otro matiz, otro sabor. Aunque a mi parecer ha habido partes donde el narrador me sobraba, donde sentí que si en vez de narrador me hubiese puesto diálogos, seguro que lo habría paladeado mejor. Me gustó mucho cómo evoluciona Viana y, definitivamente, mi personaje favorito fue Lobo —comienzo a creer que tengo debilidad por los que son sarcásticos—. Qué decir de Oki, de verdad que LGG tiene una habilidad mágica para describir y plasmar las personalidades de este tipo de individuos, siempre pintándolos tan misteriosos, tan… mágicos. Lo único que quizás me medio chocó —ya verán por qué el «medio»— fue el final, el cual siento yo que pudo haber sido no tan resumido. No sé, siento que poquito faltó para que me pusiera: «y vivieron felices por siempre».
 
Lo que aprendí de este libro:
Como ya dije, la mayoría del trabajo de Laura Gallego ha sido para mí una forma de levantarme, tanto como escritora como persona. Curiosamente, los libros de esta autora han caído en mis manos en momentos muy duros de mi vida, por lo que me han marcado de forma significativa, de la misma manera en la que Harry Potter dejó huella en mi corazón.
El caso es, que mientras leía Donde los árboles cantan me cuestioné muchas cosas y me sentí identificada con otras tantas. Cuando me vine a dar cuenta, estaba llorando, llorando como una niña, precisamente porque Viana de Rocagrís me recordó a mí misma, cuando creía fervientemente en los cuentos de hadas, en el amor verdadero, en la magia; tres aspectos que por recientes acontecimientos en mi vida, habían dejado de existir.
Pero cuando leí ese final, cuando llegué a ese último punto y cerré el libro, volví a tener esperanza, a creer en el amor y a que, aunque le ocurran a uno cosas desagradables en un periodo corto de tiempo, se puede salir adelante, se puede encontrar valor de flaqueza. Una vez más, Laura Gallego me ha rescatado con sus letras, me ha devuelto la fe en mí misma.
En serio, que si yo tuviese los recursos económicos para costearlo, le enviaría no una carta, sino un pergamino entero a esa mujer, agradeciéndole tantas cosas, desde sumergirme en mundos fantásticos, pasando por animarme a seguir escribiendo mis propias novelas hasta impulsarme para salir adelante, para re-enseñarme mi propio valor como persona.
Por esto y mucho más, gracias, Laura Gallego García.
 
¿Y ustedes? ¿Qué opinan? ¿Se han leído la novela? ¿Creen que soy una loca sentimentalista? ¡Tecleen, que yo los leo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...