BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

domingo, 4 de enero de 2015

Reseña: «Desesperación», de Stephen King



Datos:
Título del libro: Desesperación.
Autor: Stephen King.
ISBN: 0451188462 (ISBN13: 9780451188465)
Año de publicación: 1996

Sinopsis:
En la interestatal 50, en el desértico y solitario tramo que atraviesa Nevada, un gato muerto ensartado en un cartel da la bienvenida al pequeño pueblo minero de Desesperación. Allí, un policía local poseído por un perverso ser se ha erigido en autoridad suprema y sanguinaria, y elige sus víctimas entre lo escasos vehículos que circulan por la carretera. Aquellos que mueren rápidamente son en realidad los más afortunados, ya que para los supervivientes Desesperación se convertirá en el escenario de una horrenda pesadilla...

Mi opinión:
¡Bien, bien! Iniciemos el año reseñando al señorón King.
Tengo que admitir que a la hora de escoger este libro lo que me ganó fue el morbo. Sí, porque joder, sólo el título me indicaba algo mega terrorífico y sangriento, y en la sinopsis, esa mención del gato ensartado…uff, no, que luego de leer eso yo tenía que recorrer las páginas de este libro.
Sin embargo, como comentaba hace poco con Makoto Black, lo malo no es ocupar los clichés, sino saber añadir el propio toque. Y como se imaginarán, King lo hace bastante bien. Y aunque Desesperación no entraría en la categoría de novela original o novedosa, sí que me ha sorprendido ver a King tocando el tema espiritual (aunque por ahí he visto que lo ha hecho con otra novela), citando la biblia y madre mía, que sí, me repito, abordando cuestiones espirituales muy profundas. Sin embargo, a mi parecer, King pudo haber presentado el material de una forma más resumida, porque aunque a veces concuerdo en que hay cosas que deben darse de determinada manera y en determinado tiempo, también pienso que, en esta ocasión, el maestro del terror pudo cortar una buena cantidad de páginas y explicaciones que no son estrictamente necesarias para comprender la trama, sino que vuelven la lectura, por momentos, un poco cansina.
Entonces, ¿qué tiene de maravillosa esta novela?
Hay dos puntos que me encantaría resaltar: el primero son las descripciones. Joder, la magia de King radica en saber describir, lo juro. No se necesitan adjetivos rebuscados ni párrafos kilométricos detallando algo o a alguien, sólo hay que ver lo que este autor logra causar en los lectores, en pocas palabras, usando comparaciones tan acordes con el momento, a veces burdas, a veces sencillas, y muchas, muchas veces comunes y corrientes, acrecentando así lo espantoso de aquello que describe. En Desesperación habrán las clásicas alimañas que aparecen en las más terroríficas películas de exorcismos, otras menos no tan comunes, pero igual de repugnantes y aterradoras; los asesinatos están a la orden del día, ¡y vaya que este libro chorrea sangre! Stephen King siempre se ha jactado de liquidar —al menos en los libros que llevo leídos hasta ahora— como mínimo a uno de los personajes que aparecen en sus novelas, sobre todo aquel que pareciera tener mayor tendencia a simpatizar con el lector, pero aquí, rayos, aquí rebana cabezas a diestra y siniestra.
El segundo punto es, precisamente, esas cabezas: los personajes son muy humanos, todos y cada uno evolucionan a lo largo de la historia, y cuentan con su propio pasado, además. Mis favoritos han sido David y John (aunque a este último al inicio lo odié) y aunque sólo a uno de ellos pareciera usar Dios como profeta, lo cierto es que todos tienen su particular prueba de fe, de una u otra manera Dios acaba dirigiéndose a cada uno. También me ha encantado la simbología bíblica que se manifiesta en algunas escenas, siempre me ha encantado que un autor haga ese tipo de cosas, como las muchas obras que han salido con sus particulares pinceladas alusivas a los cuentos populares.
¿Recomendaría este libro? No lo sé, porque aunque a mí me ha gustado, soy consciente de que a mucha gente le desespera cuando una novela tiene paja de más, y hay que reconocer que este libro la tiene. Para gustos, colores.
En fin, que si no te molesta leerte más de 700 págs. (que yo en lo personal no sentí que fueran tantas jajaja) entonces sí, este libro te hará pasar un escalofriante rato.
Por lo demás…ya saben, comentarios o reseñas, ¡tecleen que yo los leo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...