BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 18 de abril de 2015

Reseña: «Desconexión (Desconexión, #1)», de Neal Shusterman


 
Datos:
Título del libro: Desconexión.
Saga: Desconexión #1
Autor: Neal Shusterman.
Editorial: Anaya.
ISBN: 9788467829396
Año de publicación: 2012.
Número de páginas: 414

Sinopsis:
¿Qué harías si decidieran desconectarte? Connor, Risa y Lev tal vez consigan escapar..., pero ¿sobrevivirán? Tres vidas distintas. Una ley implacable. Un único final. Solo si llegan a los dieciocho podrán evitarlo. La Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como «Guerra Interna», fue un conflicto prolongado y sangriento que concluyó con una resolución escalofriante: la vida humana se considerará inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño cumpla los trece años, entre los trece y los dieciocho años de edad, sin embargo, los padres pueden decidir «abortar» a su hijo de modo retroactivo... con la condición de que el hijo, desde un punto de vista técnico, no muera. Al proceso por el cual se acaba con él al mismo tiempo que se le conserva con vida se le llama «desconexión». Actualmente, la desconexión es una práctica frecuente y socialmente aceptada.

Mi opinión:
El tipo de libros que leí hace tiempo, y que he releído con muchísimo gusto. El tipo de libros que durante la primera lectura me ha hecho llorar, y durante la segunda me ha formado un nudo en la garganta y me ha llenado los ojos de lágrimas. Una distopía que pareciera ser una más, pero que se mete dentro de ti, haciéndote pensar, comenzando con temas casi banales pero que va ahondando poco a poco y sin que te des cuenta, metiéndose en tu subconsciente, planteándote interrogantes sobre la vida, sobre dios y sobre la muerte, sobre la adolescencia y lo duro de la vida. Así es como definiría Desconexión, como un libro duro, crudo y que te deja atónito y con un regusto agridulce en la boca, no porque sea malo, sino porque refleja exactamente como es la vida, amarga y dulce a la vez, jodida y desgraciadamente irónica como una perra.
Neal Shusterman narra en tercera persona del presente. Tengo que decir que su tipo de narración me desconcertó al principio, y ahora que lo agarré de nuevo, me volvió a desconcertar, ya que estoy acostumbrada a que me cuenten las historias en pasado y no en presente, mucho menos, en tercera persona y en presente. No obstante, una vez le agarras el tranquillo, la lectura es amena y ágil, explícita en lo que a sentimientos se refiere, sobre todo, a la hora de detallar la confusión interna de los adolescentes. Soy fiel creyente de que si mostrásemos un poquito más de comprensión hacia los adolescentes quizá las cosas serían distintas, aunque por supuesto, hay cada muchachito al que dan ganas de dejarle un ojo morado…en fin…el caso es que las descripciones de este libro son divinas, a mí al menos me han encantado.
Y los personajes no se quedan atrás: Connor es un chico con problemas del control de la ira, un joven que se enciende rápido pero que en el fondo posee un corazón de oro, aunque ese corazón y esa cabecita detectivesca lo metan a él y a quienes lo rodean en un montón de problemas. Risa es una chica al cuidado del estado, más sensata, pero también con sus miedos e inseguridades los cuales, la vuelven tan humana como cualquier otro. Y Lev…Lev es un niño, un niño rico y al que han criado con una espantosa creencia, o más bien, al que le han quitado toda la capacidad de creer en lo que mejor se le acomode, imponiéndole una fe, un modo de pensar, un mundo en sí, que acaba por venírsele encima, aplastándolo, transformándolo, oscureciéndolo. Lev es el personaje que más evolucionará a lo largo de la trama, y aunque a mi parecer el autor pudo haberse explayado unos cuantos capítulos más en él, tampoco puedo quejarme, porque entre Lev y cierto grandote con un tiburón en el brazo…me han dejado sin palabras.
Sobre la trama no puedo decir mucho, no más de lo que ya he dicho: Desconexión atrapa, te hace pensar, te deja sin aliento, hace saltar las lágrimas, se queda muy adentro de ti. Es un libro que podrías leer una y otra vez, y al que le encontrarías algo nuevo en cada lectura, la clase de libro que te dejaría pensando sin importar la cantidad de veces que lo hayas hojeado. Hace tiempo Desconexión se ganó un lugar en mi corazón, y hoy, lo ha vuelto a hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...